miércoles, 22 de julio de 2015

Brioche polaco con 18 huevos





Regine es una seguidora que un día durante mis largas vacaciones del blog, me envió un par de sus recetas preferidas invitándome a probarlas.

Cuando leí la primera receta, sinceramente quedé sorprendida, 18 eggs brioche, QUE?? Un brioche con 18  huevos!!!  y sólo las yemas!!! Lo primero que me vino a la mente fue Nahhh, demasiadas yemas de huevo,  pero al mismo tiempo, Hmm qué rico se ve. (Qué contradicción! ^_^) 

La cosa es que durante estos meses que estuve perdida del blog, también retomé mi estilo de vida y alimentación de mucho antes de comenzar el blog y meterme de lleno en el horno, la panadería y la repostería… comida lo más sana posible  y mi entrenamiento con pesas, correr y actividades al aire libre… (sí, sigo comiendo dulces y panes, por supuesto y si alguien está interesado en seguir mi fitness journey -y no se va a asustar con mis abdominales jijiji- puede seguirme por Instagram @hilmar0210

Algunas veces a la semana, mi desayuno consta de varias claras de huevo –proteínas– entre otros… y la semana pasada mientras separaba claras y yemas, 9 exactamente, pues ya saben lo que pasó….

Mi apartamento completo se inundó del fantástico aroma de este espectacular brioche…
Una textura de bizcocho tierno, esponjoso y ligeramente húmedo… algo diferente…

Me cuenta Regine que es una receta antigua, y se trata de un pastel hecho con levadura de panadero, que se consume en Polonia especialmente para Pascuas u otros feriados. Averiguando un poco, sí, hay muchas versiones similares, con menos yemas, más harina, etc, etc… Pero el sólo hecho de ser una receta diferente y especial, es algo que merece la pena probar.
Oh y por favor, con la glasa real hecha con zumo de limón…. DI-VI-NO!!




La receta no tiene dificultad, sólo requiere de un poquito de tiempo… La primera vez  hice sólo la mitad para probarla (el de estas fotos)… y sale un buen brioche en un molde de bundt con capacidad de 8 a 10 tazas. Para la receta completa, usar uno mucho más grande de 12 tazas.

Agradeciendo a Regine ésta y otras recetas que me ha pasado, y que iré probando, se las coloco con el permiso de mi amiga-seguidora, quien lo tradujo de este blog polaco al inglés y consultó con la autora original la receta antes de probarla.

Ahora les invito yo a experimentar en cuanto tengan la oportunidad… o algunas yemas de huevo disponibles. 

NOTA: Repito que el brioche de la foto es sólo la mitad de la receta que coloco a continuación hecha en un molde de bundt con capacidad de 8 a 10 tazas. Para la receta completa, usar un molde con capacidad para 12 tazas. Coloco la elaboración tal cual me la pasó Regine, con mis apuntes y cambios entre paréntesis.


Ingredientes:

18 yemas de huevo a temperatura ambiente
1 ½ tazas de harina común (200 g) (usé una mezcla de harina común y harina de repostería)
1 taza de azúcar (200 g)
100 g mantequilla sin sal (aprox. 7 cucharadas), a temperatura ambiente y en trocitos
100 ml leche líquida
14 g levadura seca instantánea (usé 10 gramos porque hace demasiado calor en mi cocina)
½ cucharadita extracto de vainilla
2 cucharaditas ralladura de naranja
1 cucharadita de ralladura de limón

Para cubrir el brioche:

Puede usarse un glaseado o simplemente espolvorear con abundante azúcar glas.

Para el de la foto usé un glaseado tipo real que generalmente se elabora con clara de huevo, pero no me gusta usar huevos crudos, así que reemplacé con el polvo de merengue de la marca Wilton. 
Esta receta  no está incluida en la receta original, pero la receta básica de glaseado real es la siguiente:

1 clara de huevo (reemplacé por una cucharadita de polvo de merengue de Wilton)
230-250 g azúcar glas
1 cucharadita de zumo de limón
Batir la clara o polvo de merengue con el zumo de limón, hasta que empieza a ponerse espumosa la mezcla, y  agregar el azúcar glas hasta lograr la consistencia deseada. 
La consistencia final se puede variar agregando más zumo de limón o más azúcar.

Si lo desea puede hacer un glaseado más simple sin la clara de huevo, sólo azúcar glas y zumo de limón o leche (las mismas cantidades anteriores). Mezclar y ajustar azúcar o líquido hasta lograr la consistencia deseada.




Elaboración del brioche:

Listo para hornear
 



1.      Calentar la leche a 110-115 F (este paso yo no lo hice porque usé leche a temperatura ambiente y hace mucho calor ahora en verano, y creo que normalmente no es necesario por la rapidez con que fermenta la levadura seca instantánea)

2.      Agregar a la leche temperatura ambiente la levadura, una cucharadita del azúcar y una cucharada de harina. Disolver bien y dejar fermentar durante 10 minutos. (Es una especie de prefermento)

3.      En la batidora, con la pala para mezclar pasteles (no el gancho) (Yo utilicé mi batidora eléctrica manual para hacer toda la mezcla)
Colocar las yemas de huevo con el resto del azúcar y batir hasta que blanquear y luzca cremosa la mezcla.

4.      Agregar la vainilla y ralladura de naranja y limón, mezclar.

5.      Agregar el resto de la harina y la mezcla burbujeante de levadura. Batir durante 15 minutos. (Como lo hice con la batidora de mano, sólo batí durante 8 a 10 minutos. Por el resultado que obtuve me parece que no es realmente necesario hacerlo por tanto tiempo)

6.      Agregar la mantequilla poco a poco, y mezclar durante otros 15 minutos. (Igualmente, sólo batí durante 10 minutos con la batidora manual todo el tiempo). La mezcla es como la de un bizcocho, bastante líquida, así que se puede batir perfectamente con la batidora eléctrica de mano.

7.      Tapar bien la mezcla y dejar reposar (primera fermentación) en un lugar tibio durante aproximadamente 2 horas. (Todo dependerá de la temperatura ambiente, en invierno tardará posiblemente más tiempo)

8.      Enmantequillar un molde de bundt (de capacidad de 8 a 10 tazas si hace la mitad de la receta/ de doce tazas si hace la receta completa), y colocar la mezcla en este molde. *El molde para la mitad de la receta puede ser más pequeño, si observan la fotografía de antes de llevarlo al horno, la mezcla levada no llena el molde, pero éste es el más apropiado que tengo)

9.      Dejar que repose aproximadamente 2 horas a temperatura ambiente hasta que duplique su tamaño. (Puede también, llevar la mezcla al refrigerador y dejar que repose allí toda una noche o varias horas. Sacar del refrigerador y dejar que duplique su tamaño, así tarda aproximadamente entre 3 y 4 horas)

10.  Llevar al horno que ha sido precalentado a 180 C durante 30 a 40 minutos. (Si es la mitad de la receta, tarda aprox. 30 minutos en estar listo). Hacer la prueba del palillo, verificando que salga seco a aprox. A los 25 minutos, si hace la mitad de la receta, y a los 30 si hace toda la receta. Se dora mucho, toma un color dorado muy intenso por la cantidad de yemas de huevo que lleva. Es normal que la primera impresión sea oh se ha quemado, pero no, verán que está perfecto, simplemente que toma un tono más oscuro que otros bizcochos y panes.

11. Dejar reposar unos 10 minutos, y desmoldar. Una vez frío, decorar con azúcar glas o con el glaseado o glasa real (receta arriba junto a ingredientes).







viernes, 3 de julio de 2015

Pan dulce con bocadillo de guayaba



Llevo muchos meses perdida de mi querido blog y mis extrañados lectores, y no encuentro otra manera de volver aquí que con una receta de mi adorada Venezuela. Cinco años sin pisar su suelo, que extraño tanto.. Pero bueno… ya llegará el momento de volver a gozar de la tierra que me vio nacer, y todo lo que ello implica, aunque sea por unos días ^_^.

Al grano. En mis recorridos por Instagram me tropecé con la cuenta de un profesor de panadería y repostería venezolano, llamado Máximo Colina, que me llamó muchísimo la atención por la cantidad de conocimiento que proyectan todas sus fotos… revisé cada una para ver si había alguna receta publicada…salivando cada vez que veía uno de sus panes rellenos con mermelada guayaba, acemas andinas, piñitas, catalinas, etc, etc, etc. Felizmente me encontré con la receta de pan dulce especial, como le llama el profesor Colina, para elaborar las piñitas venezolanas, y otros panes dulces de nuestro país. Así que con esta receta, me propuse hacer este pan con bocadillos de guayaba. 

A probar se ha dicho!!!



El pan está rico, rico, fácil de hacer, sin complicaciones y sabe a Venezuela. La masa es fácil de trabajar, y para tratarse de un método directo, el pan permanece suave y fresco sus buenos días… eso si no se lo come el mismo día que lo haga. 

Una vez hecho y degustado, de inmediato le dije a mi padre que me buscara en Venezuela el libro que este distinguido maestro panadero y repostero publicó, llamado La Magia de la Panadería… Mi padre, tan generoso y veloz, lo tenía en sus manos en menos de tres días. Ahora falta que llegue a las mías en Taiwan. ^_^

No se imaginan mi emoción cada vez que veo un libro de panadería o repostería o cocina venezolana. Para mí, cada uno es una joya valiosa y única de colección.

Me avisan si prueban el pan, y hasta pronto!

Nota: A la receta original le ajusté la cantidad de levadura solamente, así que la especificada aquí es la cantidad que yo uso.

Otra versión riquísima de pan dulce relleno de guayaba y queso de mi blog, aquí.


Pan dulce especial
(receta adaptada de Máximo Colina)

500 g harina (yo usé de panadería)
180 g agua o leche líquida (yo usé mitad agua y mitad leche)
150 g azúcar
10 g leche en polvo
9 g levadura seca instantánea 
50 g huevo (aprox. un huevo)
50 g margarina (usé mantequilla)
5 g esencia de vainilla
3 g esencia de naranja
3 g sal


Para el relleno:

Bocadillos de guayaba (usé 10 bocadillos, cinco para cada pan) (otros rellenos si lo desea)

Necesitará un poco de azúcar adicional para espolvorear el pan antes de hornear.


Elaboración:


1.      Yo amasé con la amasadora y el gancho (aunque siempre termino amasando un poco a mano). Se puede hacer perfectamente a mano desde un principio. La masa es bastante fácil de trabajar.

2.      Colocar todos los ingredientes menos la mantequilla en el bol de la amasadora. La levadura seca instantánea se agrega directamente al resto de los ingredientes. Simplemente cuidar de que la sal no toque directamente la levadura cuando está colocando los ingredientes en el bol.

3.      Amasar a baja velocidad por un par de minutos, hasta que todo esté muy bien integrado.

4.      Agregar la mantequilla, cortada en trocitos mucho mejor, y amasar a baja velocidad hasta que esté totalmente integrada.

5.      Aumentar la velocidad y amasar durante dos o tres minutos más hasta que la masa se vea brillante y elástica, y no debe pegarse a las paredes de bol de la mezcladora.

6.      Sacar del bol, llevar a una mesa, muy ligeramente enharinada. La masa no es pegajosa, así que no necesita mucha harina. Amasar ligeramente y darle forma de bola.

7.      Colocarla en un envase ligeramente engrasado con unas gotas de aceite vegetal o mantequilla, o simplemente dejar la bola formada en la mesa de trabajo, tapada con un paño o trozo de tela, o plástico de cocina.

8.      Dejar que repose unos 30 minutos.

9.      Volver a bolear o a amasar y darle forma redondeada a la masa. Tapar y volver a dejar reposar aprox. 15 a 20 minutos.

10.  Dividir la masa en dos mitades de igual tamaño, y bolear cada porción. Tapar y dejar reposar unos 15 minutos.

11.  Tomar cada porción y con un palote extenderla y formar un cuadrado de aprox. 1 cm.

12.  Colocar los bocadillos cortados en trocitos por toda la masa de forma que al enrollar todos queden dispuestos en la misma posición y permitan hacerlo cómodamente.

13.  Enrollar y sellar muy bien los extremos, el cierre a lo largo y ambas puntas.

14.  Colocarlos en una bandeja preparada con papel de horno o encerado con el cierre hacia abajo, dejando un espacio prudente entre ambos, pues en el horno crecerán mucho.

15.  Tapar y dejar levar durante aprox. 3 horas. (Durante este tiempo, yo suelo pulverizar o rociarlos cuidadosamente con un poquitín de agua cada hora, así no se reseca la masa. Yo tengo un envase plástico con atomizador para esa función, porque si en casa no tenemos cámara de fermentación con humedad controlada, pues el pan suele resecarse colocado sobre una mesa). No  crecen demasiado, apenas duplican su tamaño. Estos panes se expanden en el horno.

16.  Precalentar el horno 20 a 30 minutos antes de hornear el pan. Pasadas las tres horas, rociar o pincelar con AGUA, y espolvorear con azúcar al gusto. Hacer tres cortes al pan. Aconsejo hacerlos cortes para que se expandan bien en el horno,y no se rompan por otro lado.

17.  Llevar al horno precalentado a 170-175 grados centígrados (C) durante aprox. 30-35minutos. Observar el pan por favor, cada horno es diferente. Pasado este tiempo, si aún no están dorados como los de la foto, dejarlos unos minutos más hasta que se vean listos, con un color doradito. 




Aquí en Taiwan no tengo muchas opciones de queso, así que me conformo con un poco de queso crema.

Bocadillos de guayaba venezolano ya cortado listo para colocar sobre la masa extendida.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Galletitas y Feliz Navidad!





A una semana de Navidad!!

Aunque estoy muy ocupada con trabajo y preparativos de viaje, no quise dejar de pasar la oportunidad de desearles a todos unas muy felices fiestas! Que el Niño Dios llene de bendiciones, alegría y paz sus hogares y el corazón de cada uno de ustedes!! Que el próximo año sea mejor que el que está por terminar!!

En pocos días partiré de Taiwan rumbo a Madrid, punto de reunión con mis padres y hermanos, y mi primera Navidad en familia desde hace más de una década! Así que será un encuentro muy especial en el que no faltará la típica hallaca, el pan de jamón, el ponche crema y la torta negra (ésta última va a viajar conmigo ^^) y todas esas otras delicias que tradicionalmente degustamos los venezolanos en Navidad, por lo general, en cualquier lugar del mundo, porque me consta que nos las ingeniamos para hacer nuestras hallacas aunque sea con papel de aluminio ^_^

Bueno, las galletas... infaltables para muchos en Navidad -pequeños bocados que nos brindan felicidad instantánea- Siempre me ha parecido que un paquetito con una variedad de galletitas es un lindo detalle para brindar y compartir con los amigos y familiares en estas fechas...así que me puse manos a la obra hace unos días para obsequiar a vecinos y colegas antes de mis vacaciones.

Elegí algunas galletas típicas navideñas y otras que sencillamente vengo haciendo en casa para mis chicos desde hace tiempo... todas ricas y fáciles de hacer. Pareciera mucho trabajo, pero en realidad, podemos hacer la masa un día y llevarla al refrigerador, y hornear las galletitas al día siguiente. Así no nos cansamos demasiado.






Pues bien, les dejo estas cinco recetas sencillas, y espero que se animen a hacer galletitas para compartir con sus seres queridos en estas Navidades!

También les dejó los enlaces a algunas de mis recetas favoritas para Navidad:
Panettone
Pandoro
Pan de jamón
Leche de burra
Ponque de ron y frutas secas



Galletas Spitzbuben



Estas son las galletitas favoritas de mi primita Annia que vive en Suiza, y ella misma en una visita que hizo en noviembre a Taiwan, me pasó esta receta tan popular en las navidades de ese país. También me sugirió rellenarlas con Nutella ^^ Con toda razón son sus favoritas, son realmente espectaculares!!!

Ingredientes:

250 g mantequilla sin sal a temperatura ambiente
125 g azúcar glas
2 cucharaditas de azúcar avainillada (se puede sustituir por el contenido de una vaina de vainilla natural o un poquitín de extracto de vainilla)
Una pizca de sal
1 clara de huevo
350 g harina común

Además, azúcar glas para decorar y mermelada de frambuesas (cualquier otra que le guste) o Nutella para rellenar.

Elaboración:

1. Tamizar la harina y reservar.
2. Batir mantequilla con azúcar y sal. Incorporar la clara de huevo, batir. Agregar harina, y mezclar hasta formar una masa. No amasar. Colocarla en una bolsa plástica y darle forma rectangular (dentro de la bolsa). 
3. Dejar que descanse en el refrigerador de un día para otro, o varias horas.
4. Sacar del refrigerador y estirar, preferiblemente en medio de dos láminas de papel encerado. La masa es muy suave, un poco difícil de manipular. Se puede trabajar primero una parte, mientras la otra se mantiene en el refrigerador.
5. Una vez estirada, se cortan con moldes de galleta redondos, o cualquiera que tenga disponible. Yo a las tapitas les abri tres agujeritos con un palillo chino ^_^ (Si tiene cortadores para galletas linzer puede usarlos perfectamente)
6. Colocar sobre una bandeja cubierta con papel encerado.
7. Llevar nuevamente al refrigerador por lo menos una media hora.
8. Llevar a horno precalentado a 200 C durante 6 a 8 minutos, aprox.
9. Transferir cuidadosamente a una rejilla y dejar enfriar completamente.
10, Espolvorear las tapitas con azúcar glas.
11. Hacer los sandwichitos colocando un poquito de mermelada de frambuesas (o nutella) en el centro.



Galletas de nueces y canela



Estas riquísimas bolitas ligeramente crujientes son sumamente aromáticas gracias a la exquisita canela. Que no debe faltar en Navidad o en cualquier época del año.

Ingredientes:

100 g mantequilla a temperatura ambiente
60 g azúcar glas
180 g harina común
Una pizca de sal
1/2 cucharadita de canela
1/2  taza de nueces picaditas (me gusta usar una mezcla de nueces, pacanas y almendras)

Azúcar glas para rebosar las galletitas después de hornear.

Elaboración:

1. Batir mantequilla con el azúcar glas y la sal.
2. Tamizar la harina junto con la canela. Incorporar a la mezcla de mantequilla. Mezclar. Sin amasar.
3. Agregar las nueces y mezclar hasta estén incorporadas.
4. Colocar la masa en una bolsa plástica o en un envase cubierto y refrigerar por lo menos durante una hora.
5. Sacar la masa del refrigerador y hacer bolitas de aprox. 10 gramos. (Me gusta pesarlas para que todas queden iguales, pero no es necesario).
6. Colocar sobre una bandeja cubierta con papel encerado o antiadherente.
7. Hornear a 175 C durante 15 a 18 minutos. (Precalentar el horno y observar las galletitas. Cada horno es diferente)
8. Sacar del horno y rebosar las galletas aún calientes en suficiente azúcar glas.
9. Colocar sobre una rejilla hasta que enfríen totalmente.



Sablés de chocolate



No son muy dulces, y quedan muy bonitas. Mis hijos chocolateros las disfrutan siempre mucho. Sirven para complementar un combo de galletas navideñas; además, son muy fáciles de hacer. Las formas pueden variar, las hice en forma de rosas. Pueden hacerlas en formas de S o W, círculos o zig zags, y decorarlas al gusto. Les coloqué virutas comestibles plateadas para estar a tono con la época. Sólo necesitamos una manga pastelera y una boquilla.

Ingredientes:

250 g harina común
260 g mantequilla a temperatura ambiente
30 g cacao en polvo
100 g azúcar glas
3 cucharadas de clara de huevo
Una pizca de sal

Elaboración:

1. Tamizar harina y cacao en polvo. Reservar.
2. Batir mantequilla con azúcar y sal. Agregar la clara de huevo. Luego incorporar la harina y cacao. Mezclar, sin amasar.
3. Colocar la mezcla en la manga pastelera. Y hacer las galletitas sobre una bandeja cubierta con papel encerado o antiadherente. Decorar con virutas plateadas comestibles (opcional)
4. Hornear a 180 C durante aprox. 10 minutos.
5. Sacar del horno, retirar cuidadosamente de la bandeja y colocar sobre una rejilla.
Dejar enfriar completamente.



Galletas de mantequilla y centros de chocolate



Sencillas y atractivas. A los niños y grandes nos encantan cualquier día del año!!

Ingredientes:

100 g mantequilla a temperatura ambiente
50 g azúcar glas
1 yema de huevo
½ cucharadita extracto de vainilla
Una pizca de sal
160 g harina leudante (o harina común + ¼ cucharadita de polvos de hornear)


Para los centros de chocolate:
30 g mantequilla
30 g chocolate (chips o trocitos de su chocolate favorito de buena calidad)
(Se derrite la mantequilla junto al chocolate en baño de María o en el micro con cuidado)


Elaboración:

1. Tamizar harina y reservar.
2. Batir mantequilla con azúcar y sal. Agregar yema de huevo y vainilla. Mezclar.
3. Incorporar la harina, y mezclar.
4. Llevar al refrigerador durante 30 minutos.
5. Hacer bolitas de 10 g cada una. Colocar sobre una bandeja cubierta con papel encerado o antiadherente.
6. Con el dedo o algún instrumento que tenga disponible (yo uso uno de los extremos en forma de bolillo de las estecas para ahuecar el fondant, así quedan todos iguales), hundir profunda y cuidadosamente en el centro de la bolita para que quede la incisión donde se colocará el chocolate después de hornear.
7. Hornear a 180 C durante 15 minutos aprox.
8. Colocar sobre una rejilla, y dejar enfriar completamente.

Una vez frías las galletas, rellenar cuidadosamente los centros con la mezcla de chocolate y mantequilla, colocando la mezcla en una mini manga pastelera desechable con una agujerito pequeñito.
Se dejan enfriar totalmente para que adquiera firmeza el centro de chocolate. (Se pueden llevar al refrigerador también).



Cuernitos de vainilla suizos



Son las galletitas que siempre me gustaba comprar en las pastelerías alemanas aquí en Taipei para Navidad. Son perfectas!!! Ahora las hago en casa y no puedo parar de comerlas. Con vainilla natural son simplemente insuperables. ^^

Ingredientes:

200 g mantequilla a temperatura ambiente
120 g azúcar
El contenido de una vaina de vainilla
1 yema de huevo
100 g almendras molidas o bien trituradas
260 g harina común
Una pizca de sal

Necesitará suficiente azúcar glas para rebosar las galletitas.

Elaboración:

1. Tamizar la harina y reservar.
2. Batir mantequilla y azúcar, hasta formar una mezcla cremosa.
3. Incorporar el contenido de la vaina de vainilla, la yema de huevo y la sal. Mezclar muy bien.
4. Agregar la harina y las almendras molidas, e incorporar hasta formar una masa. No amasar.
5. Llevar al refrigerador por lo menos una hora.
6. Tomar porciones de masa de aproximadamente 10 g, y darle forma de semi luna o cuernito.
7. Colocar en una bandeja cubierta con papel encerado o antiadherente.
8. Hornear a 180 C durante aprox. 10 minutos.
9. Colocar cuidadosamente sobre una rejilla. Una vez tibias, rebosar en abundante azúcar glas.
10. Dejar enfriar totalmente sobre la rejilla.



                            Hasta enero con el favor de Dios!!                                Besos, se me cuidan!!

lunes, 1 de diciembre de 2014

Panecillos de azafrán o Bollos de Santa Lucía



Aquí les traigo unos preciosos y deliciosos bollitos para degustar en esta época navideña!!
Estos pancitos se consumen tradicionalmente el día de Santa Lucía que cae el 13 de diciembre, y durante la época navideña en los países escandinavos –en sueco, se conocen como Lusselelle o Lussekatt.

Desde hace muchísimo tiempo los tenía en la mira, pero no me había decidido a hacerlos hasta que encontré esta receta, que simplemente me pareció excelente y autóctona.

De exquisito color dorado, y divino aroma, gracias al azafrán; con su forma tradicional en forma de “S” al revés o en otras formas con un patrón similar, decorados con azúcar en grano o bañados en mantequilla y espolvoreados con azúcar refinada, son riquísimos!!!




Estos pancitos también se encuentran decorados con uvas pasas (una uva pasa en el centro de los espirales que forman la “S” invertida , pero sinceramente me gustan más decorarlos con azúcar nada más.




Otro ingrediente que los hace muy especiales es el cremoso queso cottage; aunque yo usé queso ricotta y quedaron de muerte lenta, muy suculentos, simplemente fantásticos; de los mejores bollos que he probado. Si no fuera por lo difícil de conseguir el azafrán, los haría a menudo!!

Aquí en Taiwan, el azafrán cuesta conseguirlo, y si se encuentra cuesta el ojo de la cara jiji;… el último paquetito me lo regaló mi querida amiga bloguera Marcela, quien me sorprendió recientemente con una visita a Taipei como punto de partida de un viaje por Asia; vino junto a su bella familia por unos días, y tuve la hermosa oportunidad de conocerla. Gracias Marcela por todo el cariño! Ojalá puedan venir de nuevo por aquí!! Casualmente, esta última y reciente entrada de su blog es alusiva a su estadía en Taiwan. 

Bueno, no me extiendo más… espero que prueben estos deliciosos pancitos en esta temporada navideña o en cualquier época del año!!!

La receta original es una adaptación de la que se encuentra en este bonito blog sueco. http://cookiesndreams.blogg.se/

Feliz Semana!! 

Ingredientes:

Para 12 bollos de 75 g c/u

430 g   harina panadera (un poquitito adicional para trabajar en la mesa)
7 g       levadura seca instantánea
250 g   leche
Dos pizcas de azafrán ligeramente triturado
90 g     azúcar
3 g       sal
125 g   queso cottage ( yo usé ricotta o requesón )
50 g     mantequilla sin sal a temperatura ambiente

Necesitará también para decorar: un huevo ligeramente batido, azúcar en grano, mantequilla derretida y azúcar refinada adicional.



Elaboración:



1.Calentar la leche con las dos pizcas de azafrán, no es necesario que hierva. Una vez caliente dejar reposar hasta que enfríe completamente y repose un buen rato. Nota: si lo desea, puede llevar la mezcla de leche con azafrán al refrigerador y usar al día siguiente, así el aroma y el color del azafrán serán más intensos. 

2.En la mezcladora o amasadora, colocar la leche con el azafrán, el azúcar, la sal, el queso ricotta; luego la harina, la levadura seca. (Todos los ingredientes, menos la mantequilla)

3.Amasar hasta que todo esté muy bien integrado y la masa comience a despegarse de las paredes de la máquina.

4.Agregar la mantequilla, y continuar amasando hasta que esté totalmente integrada y la masa no se pegue a las paredes del bol de la amasadora. (Nota: es una masa un poco pegajosa, por lo que se debe detener la máquina para raspar las paredes del bol, y continuar amasando).

5.Colocar la masa sobre la mesa enharinada, y hacer una bola con ella, lo mejor posible. La masa sigue siendo un poco pegajosa.

6.Colocar la bola de masa en un envase previamente engrasado con mantequilla o aceite. Tapar y dejar reposar 30 minutos. Luego, llevar al refrigerador por lo menos 3 horas. (Si hace la masa tarde de noche, puede dejar hasta el día siguiente)

7.Sacar del refrigerador, y dejar reposar aprox. 30 a 40 min.

8.Cortar porciones de 75 g (En este punto la masa es muy fácil de manipular, sin embargo, usar harina sobre la mesa y para las manos)



9.Formar los bollos. Para ello, se toman las porciones y se estiran con ambas manos formando un cordón, cuyas puntas de van a enrollar en forma de “S” al revés, mirar fotos. También pueden dársele otras formas. Para las otras dos formas que les di, en las fotos arriba, se divide la porción de masa de 75 g en dos mitades, y se forman los bollos. (Si cuesta estirar la masa, deje que repose unos minutos, verá que se estira con más facilidad).

10.Colocar los bollos formados sobre una bandeja con cierta separación entre sí porque crecen en el horno. Dejar reposar aprox. 1 hora. aprox. hasta que hayan duplicado de tamaño.

11.Pintar con el huevo ligeramente batido, y espolvorear con azúcar en grano. Si no se usa azúcar en grano, simplemente pintar con huevo y llevar al horno.

12.Llevar a horno precalentado a 200 C durante 10 a 12 minutos. Observar los pancitos a los 10 minutos, si necesitan más tiempo o no. Cada horno es diferente. Deben quedar ligeramente dorados. Doran rápido, así que cuidado después de los 10 minutos.

13.Sacar del horno, y colocarlos cuidadosamente sobre una rejilla.

14.Los pancitos que no llevan azúcar en grano y sólo se pintaron con huevo; una vez estén tibios, pintarlos con mantequilla derretida y espolvorearlo o rebozarlos en bastante azúcar refinada.


15.Consumir cuando estén a temperatura ambiente.








miércoles, 12 de noviembre de 2014

Cocas de patata





Haciendo estas cocas de patata recordé que hace más de tres años hice una coca combinada con frutas, del blog de un buen amigo bloguero español que ya no está entre nosotros. Fabulosa también! Aquí pueden verla... recuerdo que en esa ocasión empecé la entrada diciendo Hoy me voy a España! (En sueños claro, que más quisiera yo)... Pues resulta, que el sueño se hará realidad, boletos en mano en el mes de diciembre con el favor de Dios estaré realmente por esas maravillosas tierras... Feliz realmente de reunirme con mi familia, conocer la patria de tantos amigos que he hecho a través de este blog y degustar muchas delicias de las que sólo he leído o probado en mi cocina  ^_^

Esta receta tradicional española me la pasó una querida seguidora y amiga. Hablando de panes un día, Francisca me comentó en un email  que su marido dice que como las cocas de patata que él hace, no hay, que "son las mejores del mundo mundial” …ya se imaginarán, que tras esa descripción, a mí no me quedó más remedio que pedirle la receta de tal delicia. 



Pues bien, a Francisca y a su esposo quiero agradecerles haberme enseñado a hacerlas y por darme a conocer un pan dulce que no conocía, y que ahora está entre mis favoritos…
En casa nos ha parecido muy sabroso… mi hijo mayor creo que engordó sus gramos… y sé que las voy a repetir cada vez que tenga a mano uno de los ingredientes estrellas "la manteca de cerdo".

Ese fue realmente el gran inconveniente, pues aquí ya no se encuentra en el supermercado manteca de cerdo... así que mi colega que vive muy cerca de un mercado tradicional, me compró un poco de grasa de cerdo --de un cerdito que según ella, estaba vivito y coleando esa misma mañana :(  ...no de Mallorca como debería ser, sino un nativo taiwanés... ni modo...  La convertí en la necesitada manteca para la receta, como ven en la fotito.




Las cocas de patatas son famosas en Mallorca, España! Les cuento que ni se nota que llevan papa o patata, y quedan con una esponjosidad fabulosa. Son un dulce, así que hay que ponerle bastante azúcar glas por encima... mis pequeños disfrutaron llenándolas de azúcar y pegándoles mordiscos al mismo tiempo.



A la receta de mi amiga,  le hice un par de adaptaciones... en cuanto a la cantidad de líquido que no lo especificaba, y la inclusión de sal entre los ingredientes. 

La sal es un ingrediente que se utiliza en panificación para realzar el sabor, para frenar la fermentación y así poder controlarla mejor, fortalecer la formación del gluten, alargar la vida del producto, en fin puede mejorar de diferentes maneras nuestro pan. No cambia el sabor, simplemente lo mejora.  Siempre que veo recetas sin sal, pues yo siempre les coloco una pizca, y sí, el cambio es notable. Mejora instantáneamente!!! (Espero que no se enoje nadie por haberle puesto sal a esta típica y tradicional receta ^_^)

Hice la mitad de la receta que me dio Francisca, que era para un kilo de harina... yo usé sólo 500 gramos y obtuve 20 hermosas cocas de patata de 60 g cada una. 
La coloco aquí con las cantidades y el procedimiento que usé.

Gracias nuevamente Francisca!!! Eres un sol!!!

Besitos a todos, espero que las prueben!!! Son excelentes!!!



Ingredientes:
(Para 20 cocas de 60 g)

500 g harina de fuerza o panadera (más un poquitito adicional para espolvorear la mesa de trabajo)
100 g manteca de cerdo
150 g azúcar
200 g  patatas hervidas (papas)
3 huevos  (aprox. 150 g.)
3,5 g sal  (la receta original no incluye sal, yo la coloco por las razones explicadas arriba)
40g agua  (para diluir la levadura fresca)
15 g. levadura fresca

Elaboración:



1. Hervir las patatas (papas) en agua, hasta que estén muy blandas. Escurrir muy bien, y hacer un puré, que no queden grumos. Dejar enfriar.
2. Diluir la levadura fresca en el agua.
3. Colocar el puré de patatas (papas), la levadura diluida en el agua, el azúcar, los huevos y la manteca de cerdo, en el bol de la amasadora.
4. Mezclar ligeramente, e incorporar la harina de fuerza.
5. Amasar hasta que se forme una masa suave y elástica. La masa es un poquito pegajosa. (Como he dicho en entradas anteriores, cuando observo que la masa se adhiere a las paredes del bol, detengo la máquina, despego la masa y continuo amasando... esos segundos de descanso mientras se raspan o limpian las paredes del bol, ayudan a reposar la masa y desarrollar el gluten). 
6. Colocar la masa sobre una mesa ligeramente enharinada. Formar una bola, y llevar a un envase engrasado con un poquitito de aceite. 
7. Tapar con papel film, y dejar reposar durante dos horas aprox.
8. Colocar la masa nuevamente sobre la mesa, degasificar, y amasar un poco, y darle nuevamente forma de bola. Dejar reposar una segunda vez aprox. 1 hora y media.
9. Tras esa segunda fermentación. Se cortan porciones de 60 gramos cada una. (Salen 20 pancitos)
10. Bolear cada porción y colocar sobre una bandeja preparada con papel de horno o antiadherente. Dejar cierta separación porque crecen bastante en el horno.
11. Colocar las bandejas en un lugar donde no peguen corrientes de aire. Yo suelo pulverizar con agua las bolitas de masa (cualquier masa, no sólo ésta) mientras transcurre la última fermentación para que la masa no se reseque. (Esto no es necesario si tenemos cámara de fermentación con humedad controlada, etc, pero en casa debemos ingeniárnosla para producir un resultado similar. Esta es una forma). Esta última fermentación dura aprox. 45 minutos.
12. Encender el horno, faltando unos 15 minutos para terminar la última fermentación.
13. Llevar al horno precalentado a 170-175 C. Hornear aprox. 15 a 20 minutos. Observar que estén doraditas por encima. Cada horno es diferente, por lo tanto temperatura y tiempo de cocción son siempre aproximados.  (Yo suelo girar las bandejas dentro del horno faltando unos cinco minutos para terminar el proceso de horneado, para que todos los panes de doran parejo).
14. Sacar del horno, y colocar sobre una rejilla hasta que enfríen completamente.
15. Una vez a temperatura ambiente, se espolvorean con abundante azúcar glas antes de consumir. (Yo los voy espolvoreando de azúcar justo antes de consumir, porque la humedad ambiental hace que el azúcar glas se humedezca con el paso de las horas).




jueves, 6 de noviembre de 2014

Corona de espigas -pan sencillo de trigo y espelta



El viernes pasado acompañé a mi colega a una librería no lejos de mi oficina… hojeando libros de panadería me llamó la atención una foto –una bella y sencilla corona hecha con los cortes para hacer un epi o espiga. Así que el domingo, me desperté de una deliciosa siesta con la idea de hacerla antes de que pasara al rincón del olvido…

Harina, agua, levadura y sal… Una receta simple de pan porque no tenía mucho tiempo para prefermentos ni refrescar masa madre… así nació este pan, que realmente para el poquísimo trabajo que da, es hermoso y saca de apuros.

Sinceramente, no pensaba subirlo aquí, pero al enviarle una foto a mi hermana, dijo que “tenía que ponerlo en el blog”, que a mis seguidores les iba a encantar.. jaja… bueno le hemos hecho caso a la hermana y aquí lo tienen.... era de noche y tomé las fotos como pude.

Es una receta muy simple, usa el método directo. He usado una combinación de harina blanca de fuerza y harina de espelta, que le aporta un sabor muy especial y quería darle uso. Puede hacerse perfectamente con 100% harina blanca panadera o fuerza o usar un porcentaje de harina integral si lo desea. Sólo hay que verificar la hidratación de la masa… o sea, que la cantidad de agua sea la justa y necesaria para producir una masa suave, pero no demasiado hidratada, pues se dificultaría el formado.


En esta ocasión mi objetivo es simple -- un pan fácil y bonito. Por esa misma sencillez, el sabor no es comparable a un pan con masa madre o prefermento, pero claro que hice lo posible por mejorarlo un poquito… ¿Cómo? He retardado la primera fermentación en el refrigerador… he agregado una mínima cantidad de aceite de oliva y un toque de extracto de malta. Todo con el propósito de mejorar la calidad del resultado final.

El extracto de malta contribuye a la fermentación, así como al sabor y color del pan. El aceite de oliva obviamente aporta al aroma y a la textura, dándole un poco de suavidad… que me parece necesaria en vista de que al ser un pan en forma de espiga, suele resecarse un poco más en el horno.

Mi hermana apenas lo vio me dijo que era ideal para decorar una mesa en Navidad, o una mesa de quesos para cualquier ocasión… 

Espero que disfruten haciéndolo tanto como yo!! 

Aquí pueden ver otro pan con fines exclusivamente decorativos hecho por mí hace algún tiempo.


Ingredientes:

250 g harina de fuerza 
250 g harina de espelta
2 g extracto de malta
3,5 g levadura seca instantánea
330 g agua a temperatura ambiente
8 g sal
5 g aceite de oliva


Además necesitará un poquito de harina adicional para espolvorear antes de hornear, y un poquitín de aceite para enmantecar el bol donde fermentará la masa.


Elaboración:



1.Se puede hacer a mano o en la amasadora.

2.Colocar todos los ingredientes líquidos, agregar la levadura, la harina y la sal.

3.Amasar hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados.

4.Continuar amasando hasta que la masa adquiera elasticidad y suavidad.

5.Formar una bola, colocar en un envase previamente engrasado con aceite, tapar y dejar fermentar 1 hora a temperatura ambiente (aprox. 24 a 26 C)

6.Llevar al refrigerador para retardar el proceso de levado durante 2 a tres horas.

7.Sacar del refrigerador y dejar reposar aprox. 40 a 60 minutos.

8.Degasificar la masa y bolear, dándole nuevamente forma de bola. Dejar reposar tapada sobre la mesa durante 20 minutos.

9.Formar un aro, hundiendo los dedos en el centro de bola de masa y estirando cuidadosamente con las manos hasta hacer un círculo del tamaño deseado, adecuado para la bandeja donde se horneará el pan.

10.Colocar sobre la bandeja y dejar reposar, aprox. 40 – 45 minutos.

11.Justo antes de llevar al horno, que ha sido previamente precalentado, espolvorear el aro de masa con harina, y hacer los cortes en forma de espiga con una tijera. Cortes seguros y precisos con la tijera en un ángulo de unos 45 grados, casi hasta el final, y giramos cada trozo hacia el exterior del aro. Aquí un video en youtube que les puede ayudar a hacer los cortes.

12.Hornear con vapor durante los primeros minutos. Tiempo total de cocción: aprox. 25 a 30 minutos.

13.Sacar del horno, colocar sobre rejilla. Dejar enfriar antes de consumir. (Recien hecho la corteza es crujiente por eso es preferible consumirlo el mismo día. Aunque se conserva bien unos tres días bien guardado en bolsa plástica -recalentar unos minutos en horno para renovar lo crujiente de la corteza antes de consumir)




martes, 14 de octubre de 2014

Ponquecitos o magdalenas





Hace mucho que tenía esta receta en la mira. Su sencillez me cautivó desde que Elisa la publicó en su lindo blog Olor a Jazmín ya hace algún tiempo, con el nombre de magdalenas de Doña Amalia.
Me llamó la atención el método que utiliza en la preparación, y tras ponerlo en práctica doy fe de que realmente produce un resultado excelente.
Las he repetido exactamente tres veces en los últimos quince días… mis hijos estás fascinados con ellas, y yo por supuesto me doy mi gustico también. Me gustan muchísimo!!


Quedan perfectas, una textura divina, muy esponjosas, muy suavecitas… casi como nubecitas. Realmente que vale la pena probarlas. Además, sirven como excelente base para unos deliciosos cupcakes cubiertos con la crema de su preferencia. Yo hice la prueba con una crema de mantequilla y chocolate –buttercream de chocolate- y quedaron fenomenales. Si los vamos a cubrir con alguna crema, no colocamos el azúcar de la cubierta antes de hornear.
He colocado pocas fotos del paso a paso, así que pueden ver el de Elisa que está muy completo. A su receta, sólo le he incorporado media cucharadita de extracto de vainilla y una pizca de sal.
Me gusta agregarles siempre a los postres o dulces una pizca de sal aunque no aparezca en la receta… manías quizás!!
Pruébenlas que les encantarán!!
Ando con un poco de corre corre en el trabajo, pero quería venir a saludarles!!
Feliz Semana!!



Ingredientes:
(Para 24 ponquecitos o magdalenas de tamaño regular)

6 huevos
250 g azúcar
250 ml aceite de oliva extra virgen (otro aceite neutro funciona bien)
250 g harina de repostería (He usado harina leudante)
Ralladura de 1 limón
8 g polvos de hornear tipo Royal (o medio sobre de levadura química)
(Opcional: Yo he agregado media cucharadita de extracto de vainilla y una pizca de sal)

Además necesitará: Azúcar adicional para espolvorear los ponquecitos antes de llevarlos al horno.


Elaboración:



1. Preparar una bandeja de ponquecitos o cupcakes con sus moldecitos, y precalentar el horno a 180 C. (en mi horno 175 C generalmente es suficiente)

2. Separar las claras de las yemas de huevo. Reservar.

3. Tamizar la harina junto con los polvos de hornear y la pizca de sal. Reservar.

4. Con batidora eléctrica manual. Batir las claras de huevo con el azúcar hasta formar un merengue firme. Reservar.

5. En otro bol, batir las yemas de huevo e incorporar el aceite de oliva poco a poco sin dejar de batir hasta obtener una mezcla espesa y cremosa. (También he usado la batidora eléctrica a alta velocidad).

6. Mezclar suavemente el merengue y la crema de yemas y aceite hasta que estén bien incorporados.

7. Agregar la ralladura de limón y la vainilla si la utiliza. Incorporar suavemente a la crema.

8. Incorporar la harina, los polvos de hornear cernidos y la pizca de sal, e incorporar suavemente. No mezclar demasiado para que no se baje la mezcla. (Yo uso la batidora eléctrica a mínima velocidad por unos segundos, también puede hacerlo con la batidora de mano)

9. Llenar los moldes hasta 2/3 de su capacidad.

10. Espolvorear cada uno con un poquito de azúcar.

11. Llevar a horno precalentado a 180 C durante 18 a 20 minutos aprox. (yo he colocado el horno a 175 C) Verificar que estén ligeramente doraditos y al insertar un palillo, éste salga completamente seco.


12. Sacar del horno. Colocar sobre una rejilla y dejar enfriar antes de consumir.